7 trucos para conseguir un ambiente más relajante en tu casa

7 trucos para conseguir un ambiente más relajante en tu casa

Cada vez valoramos más el tiempo que pasamos en nuestra casa. Nos pasamos la mayor parte del día trabajando fuera, haciendo recados, llevando y recogiendo a los niños del colegio y clases particulares. Muchas veces, y especialmente en invierno, llega un momento en el que solo pensamos en llegar a casa, ponernos el pijama y tirarnos en el sofá. Este momento es tan preciado porque indica que todas nuestras obligaciones del día ya han acabado y podemos empezar a relajarnos. Lo que también ayuda a desconectar de nuestra rutina, es tener un espacio acogedor. No hablamos de poner música chillout o encender unas velas, hablamos de decorar nuestra casa de tal forma que nos baje revoluciones nada más entrar en ella.

Como ya sabes, somos amantes del estilo nórdico, un tipo de decoración que busca crear espacios acogedores para pasar los largos y fríos inviernos por lo que decorar tu casa siguiendo este estilo, es un total acierto. En este post, te damos algunas claves para convertir tu casa en un lugar relajante.

  1. Esconde los cables. Cada vez salen al mercado más aparatos electrónicos que acaban siendo indispensables en nuestra vida y estos aparatos suelen conectarse a la corriente eléctrica. Que los cables de todos los aparatos electrónicos estén a la vista, da sensación de desorden y caos por lo que te aconsejamos esconder estas cosas feas con estilo.
  2. Llena tu habitación y tu salón de mantas suaves y cómodas, tanto a la vista como en el tacto. Es importante que veamos las mantas y nos apetezca utilizarlas porque sabemos que son calentitas y tienen un tacto muy agradable.
  3. Cuelga cuadros con mensajes relajantes como “Good vibes” que significa “buen rollo”, o, “Just Dream” que significa “simplemente sueña” en inglés. Los puedes encontrar entre la selección de cuadros de estilo nórdico de the Global Drop. Estos cuadros están hechos de madera 100% natural, que junto al mensaje que aparece en ellos, aportan calidez y armonía a la estancia.
  4. Aprovecha la mayor cantidad de luz natural posible y procura que la luz artificial sea cálida. Elimina las cortinas o cuelga unas que sean poco opacas, para que la luz las atraviese bien e ilumine la habitación. Busca lámparas que difuminen la luz y utiliza bombillas con una temperatura de color entre 2800ºk y 3500ºk.
  5. Pinta las habitaciones de tu casa en color blanco o escoge colores pastel. El blanco nunca falla y combina con cualquier otro color. Aporta luminosidad y da sensación de amplitud. Si te aburre pintar tu casa solo de color blanco, puedes pintar alguna pared de otro color cálido para que resalte del resto de la casa.
  6. Añade alguna planta en las estanterías o esquinas de tu casa. Las plantas y flores aportan vida y color a las habitaciones. Aunque no tengas mano para las plantas, siempre puedes preguntarle a un florista que tipo de plantas puedes llevarte a casa y los cuidados que necesita.
  7. Mantén la casa ordenada. Esto suena muy obvio pero no viene mal recordar que una casa recogida y ordenada resulta más acogedora y relajante que una casa donde hay trastos por todas partes. Puedes utilizar cajas de almacenaje bonitas, guardar cosas en el canapé de tu habitación o en el arcón del sofá chaise-longue.

Como ves, la armonía y el ambiente zen lo puedes conseguir prestando atención a los detalles. Sin duda, lo principal es mantener el desorden a raya, utilizar elementos naturales en la medida de lo posible para decorar y añadir algún elemento de color para que contraste con el resto de la casa.

Share

Post a comment